Actividad familiar

Después de la cosecha, la almendra se pelaba de su piel verde y se descascaraba para separar el grano de la cáscara, una tarea en la que participaban todos los miembros del clan, situación que se aprovechaba para conversar sobre asuntos personales y contar chismes y chascarrillos.